Los calvos no son buenos candidatos electorales

Los calvos no son buenos candidatos electoralesLa historia de los países democráticos deja traslucir que los calvos no son buenos candidatos electorales. No se conoce exactamente porqué, pero los calvos parece que inspiran desconfianza entre los electores cuando tienen que elegir a un líder político. Un calvo en la cabecera de una lista electoral puede penalizar los resultados en torno a un diez por ciento, lo suficiente para estar en la oposición.

Supongo que el líder del partido socialista tendrá referencia de esta particularidad y habrá que ver si va repoblando su cabellera de alguna forma o por el contrario desiste de ser cabecera de lista, o si no hace ninguna de las dos cosas si es que no le disgusta estar en la oposición.

Entretanto no pasa desapercibido el implante capilar del eterno candidato a líder del mismo partido, es decir del Sr. Bono, quien parece que no echa en saco roto que los calvos no son buenos candidatos electorales y ha puesto remedio al problema por si acaso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *