Referendum sobre subvenciones

referendum sobre subvencionesLa Presidenta del partido Popular de Madrid propuso ayer un referéndum sobre subvenciones a los sindicatos, pero puestos a convocar un referéndum habría que incluir en la pregunta las subvenciones a los partidos políticos y a las patronales. Como reciben cuantiosas subvenciones no necesitan concentrarse en defender los derechos de los trabajadores ni que estos se afilien. Administran sobre todo su propio «negocio» y se dedican a las «batallas» ideológicas a favor o en contra del Gobierno, según quien gobierne. A los trabajadores y sobre todo a los parados, que los zurzan. Lo mismo sucede con las patronales, que deberían vivir exclusivamente de sus representados y no del dinero de los ciudadanos,  dinero que pasa desapercibido en su caso porque no generan algarabías en la calle.

También debería preguntarse a los ciudadanos si están de acuerdo en subvencionar a los partidos políticos, que reciben  grandes cantidades de dinero público, y además gastan todavía más endeudándose con los bancos y gestionando la condonación de las deudas, a saber a cambio de que favores. La ley electoral les garantiza que son ellos quienes administran a su criterio la soberanía popular y con dinero fácil y con los poderes del Estado en sus manos, el partido que gobierna es una maquinaria de poder que antepone sus intereses al de los ciudadanos. Unas veces manda uno y otras el otro, pero ambos están de acuerdo en mantener el sistema que les garantiza tener poder y dinero.

Si tuvieran que limitarse a vivir de las cuotas de sus afiliados, se centrarían mas en gestionar el bien común y menos en gestionar ideologías. Si además hubiera un sistema electoral como el que tienen las principales democracias occidentales, estarían mas cerca de los ciudadanos y tendrían que ajustarse a lo que ellos desean en lugar de atender en primer lugar sus intereses. Además, se desactivaría el negocio de quienes manipulan a la gente con propaganda separatista para incrementar su poder económico y poder lucrarse a sus anchas con proyectos inútiles, adjudicaciones a dedo, cobro de comisiones y sueldos millonarios para familiares y amiguetes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *