Solos en la sociedad

solos en la sociedadEstamos solos en la sociedad. Los problemas que no pueda resolver uno mismo nadie los va a solucionar salvo casos muy concretos. Aparte de la tutela de familiares próximos o amigos de verdad, estamos bastante solos en la sociedad y nadie va a echarnos una mano gratuitamente. Pedir ayuda fuera del núcleo más íntimo, es un último recurso porque implica dependencias y eventualmente frustraciones.

Lo ideal es no tener intereses ni compromisos con las personas con las que nos relacionamos sino simplemente compartir con ellas momentos, ocupaciones y ocasionalmente favores. Si alguien te hace un favor le correspondes con otro favor cuando se presenta la ocasión. Otras veces. puede ser necesario que alguien te resuelva algo que no puedes contratar como un servicio sin saber si podrás corresponder, lo que supone adquirir una dependencia.

La convivencia más normal y menos comprometida requiere no endosar problemas a los demás sin nada a cambio ni pedir favores que sean molestos de satisfacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *