Espíritu alegre

Espíritu alegreUn espíritu alegre es como un talismán, que siempre te ayudará a encontrar soluciones en las encrucijadas de la vida. Es como tener una llave maestra para atravesar las cancelas que cierran tus caminos.

El ánimo positivo de ver el lado bueno de las cosas es un bálsamo milagroso que lubrica toda tu ma­quinaria. Todo te resulta más fácil y tienes fuerzas para todo, hasta para acechar nuevas oportunidades. La tristeza es, en cambio, un freno que disipa la energía y hace más difícil la actividad. Los espíritus tristes son como sumideros que ordeñan nuestra alegría, parásitos que lastran nuestras conciencias.

Con un talante alegre comprenderás que en cada vivencia hay una enseñanza, y que los fracasos forman parte de tu vida y sirven para aprender, y que el dolor, la amargura, y la desgracia, son experiencias que agitan tu sensibilidad y que templan y afinan tu identidad. La alegría de ser, de sentir, de sufrir, de querer, de tener esperanza y deseos de alcanzar todo lo lejano, es como un aura protector, aliado de la suerte, que te inspira y te da seguridad. Es como un manantial que baña de pensamiento positivo a los que te rodean.

Pero no es algo que puedas proponerte conseguir, porque ni es un objetivo ni se puede programar. Es como respirar, un reflejo automático del subconscien­te que sólo adquieren los espíritus comprometidos en la cruzada del conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *