Las opiniones comprometen

Las opinionesMuchas veces somos demasiado ligeros aventurando opiniones sobre personas o sobre determinadas cuestiones sin advertir que las opiniones comprometen porque dan demasiadas referencias de quienes somos, de cómo pensamos y de que se puede esperar de nosotros.

Las ideas que nos formamos de las personas, y la información que transmitimos de ellas con palabras, gestos y actitudes, son pistas gratuitas que damos sobre nosotros mismos. Son pistas que nos califican o descalifican por mucho tiempo y pueden ser un lastre cuando necesitamos proyectar buena imagen. Nos pueden hacer perder oportunidades que están al alcance.

Opinar sobre las personas es una tendencia natural en las relaciones humanas, pero no es conveniente hacerlo sin necesidad porque las opiniones comprometen. Un buen ejemplo es lo que contestó Churchill cuando le preguntaron qué opinaba de los franceses: «No puedo opinar porque no los conozco a todos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *